Unas navidades diferentes

No hay nada mejor que tu padre y tu madre te sorprendan en Noviembre con una increíble noticia: ¡nos vamos a pasar las Navidades a Punta Cana! La verdad que después del año y medio en Alemania, necesitaba esos rayos de sol.

El día de antes fue puro nervio. Somos cinco y por lo tanto decidimos ir a Madrid en coche en vez de comprar un billete de tren. Todo lo teníamos programado. Íbamos a salir sobre las 6am de ese mismo día, pero menos mal que a mi madre se le ocurrió probar el coche el día antes, porque no funcionaba. Rápido tuvimos que buscar una solución y la única que había era ir por la noche en autobús ALSA a Madrid.

El viaje fue larguísimo. Muchas horas desde Valencia-Madrid-Philadelphia-Punta Cana más todas las de espera. Ya que hicimos escala en EEUU, tuvimos que sacarnos el visado ESTA. ¡No os olvidéis de solicitarlo aunque solo hagáis una escala! Son 14 euros y lo podéis sacar por internet en la página de la embajada.

Aún así, allí estábamos la noche de Nochebuena en el hall del Hotel Occidental Punta Cana de 5 estrellas. 25ºC en diciembre y una agradable brisa marina fueron el mejor remedio para el cansancio.

La semana fue increíble, de total desconexión. No había nada en lo que pensar: ni qué comprar, ni qué hacer de comer, ni poner en marcha el lavavajillas, etc. Era la primera vez que mi familia y yo elegíamos hacer un viaje de “todo incluido“. Y, sinceramente, todo un lujo, pero ahora mismo no lo volvería a repetir.

A nosotros/as siempre nos han gustado más los viajes llenos de espontaneidades, donde te pierdes por las calles, te encuentras restaurantes en calles pequeñitas y hablas con la gente local. Aunque bueno, no me voy a quejar: la playa privada con tumbonas, los cubatas en las piscinas, los miles de restaurantes para elegir dentro del resort, la discoteca del hotel, el spa y las noches llenas de salsa y bachata me hicieron disfrutar de unas navidades inolvidables en el Caribe.

Gracias a parte de familia que tenemos ahí, hicimos una excursión a Isla Saona, que la recomiendo 100%. Es una pequeña isla con solo un pueblecito de pescadores. Lo más impresionante es la parada en la piscina natural que harás si vas a visitar la isla. Las palmeras y el agua clara a muchísimos metros de la costa te harán disfrutar. Los resorts en Punta Cana suelen organizar excursiones aquí, pero yo os recomendaría que lo comprarais en una agencia local, ya que os saldrá mucho más barato.

En cuanto a la excursión al Hoyo Azul que también veréis ofertada en todos los resorts, no sé si lo recomendaría. Es verdad que el hoyo es espectacular, pero todo está demasiado “hecho para el turismo”. Una vez llegas, es como un parque turístico con todo muy preparado. La excursión de 15 minutos del principio no es muy bonita y solo te dejan estar unos 30 minutos bañándote en el hoyo. No hay mucho tiempo para relajarse. Además, tenéis que contratar la visita en el resort, ya que no se pueden comprar entradas allí directamente.

No obstante, si tenéis la oportunidad, no dudéis en disfrutar de unas navidades diferentes. La gente es encantadora y cuando suena la música, ¡no paran de moverse! A mi me encantaría volver, sobre todo para visitar Santo Domingo. Y aunque el viaje fue genial con mi familia, creo que esta vez volvería con amigos/as para poder disfrutar el viaje de una manera distinta.

Y vosotros/as, ¿habéis visitado la República Dominicana? ¿Qué es lo que más os ha gustado?

Con cariño,

Irene.

2 comentarios

  1. Hola Irene, aqui a la expectativa de tus travesías, las cuales pienso seguir, para que veas que no solo te seguirá tu madre! jijii!
    Tienes razón en cuanto a que si vas a un resort de “todo incluido” de Punta Cana no tienes la oportunidad de conocer en gran medida la República Dominicana. Ciertamente, por aquí tenemos una gran diversidad de ambientes y cosas espectaculares, playas, balnearios, pero también contamos con la primera ciudad de América y nuestra Zona Colonial, Patrimonio de la humanidad! Tenemos turísmo de montaña y ecológico, entre otros y mucha, pero mucha diversión.
    Te esperamos la próxima vez, sea con la familia o con amigos. Avisa con tiempo para elaborarte un itinerario interesante.

    1. Hola Beatriz, ¡toda la razón! Volveré pronto. También os quiero ver a vosotrs. ¡Espero que estéis bien! Un beso 🙂

Deja un comentario