Training Course en Sarajevo

Hoy voy a hablar de un viaje que me cambió la forma de pensar, ya que conocí a gente de países que nunca había conocido antes y, sinceramente, de sitios de los cuales no tenía muchas referencias. En la próxima entrada, explicaré en lo que consisten los programas Erasmus+ de Training Course, porque hay millones de oportunidades que no son muy conocidas. ¡Las becas Erasmus+ no están solo destinadas a los estudios universitarios!

Pero en esta, voy a contar el viaje.

Hace poco más de un año mi amigo A. nos comentó a C. y a mi que necesitaban a 3 personas españolas para participar en un programa fundado por Erasmus+ sobre emprendimiento e innovación en Bosnia & Herzegovina. Consistía en pasar 12 días en Sarajevo conviviendo con 3 personas de cada país participante (Croacia, Montenegro, Albania, Hungría, Serbia, Rumanía, Macedonia, Bosnia & Herzegovina, Polonia y Turquía) realizando actividades relacionadas sobre el tema. Y obviamente, a C. y a mi, nos nombran la palabra “viaje” y no hay más que pensar. Pasamos una entrevista y aunque nos teníamos que saltar una semana de clase, no dudamos en decir que sí.

Y allí estábamos los tres en el mes de abril de 2016 volando hacia Estambul para hacer una escala relativamente corta a Sarajevo. Llegamos a Sarajevo y nos recogieron en el aeropuerto. Fuimos los primeros participantes en llegar al hotel a las afueras de la ciudad, ya que el resto llegaban al día siguiente, así que simplemente cenamos y nos fuimos a dormir.

Llegó el segundo día. Yo estaba nerviosa, lo debo reconocer. No sabía qué esperar: ni cómo iba a ser el curso, ni cómo iba a ser la gente con la que compartiríamos la experiencia, ni qué nos encontraríamos en la ciudad. Pero por suerte, llegamos al energizer (que eran unos juegos para activarnos por las mañanas). Todo el mundo parecía tener esos pequeños nervios del primer día, pero poco a poco, nos fuimos conociendo. Los juegos de team building son una idea increíble para ayudar a gente a conocerse. A la hora, ya nos estábamos riendo a carcajadas.

Es impresionante. Mira que he ido a muchos campamentos de verano desde que soy pequeña, pero siempre me pasa. En unas pocas horas, ya siento que conozco a esas personas desde hace mucho tiempo. Todo el mundo va a este tipo de Training Courses a pasárselo bien, aprender y a conocer a gente, por lo tanto todo el mundo está con los oídos bien abiertos para escuchar tu historia.

Aún así, conocer a la gente que me acompañó en el training course fue una sorpresa. Como he dicho al principio, no había nunca conocido a ninguna persona de los Balcanes y pensaba que no iba a ser tan fácil entenderme con ellos/as como con, por ejemplo, una persona italiana. Pero al fin y al cabo, eran de un carácter muy mediterráneo. Les encantaba comer buena comida, quedarse sentados en la mesa y hablar durante horas, bailar salsa y contar todo tipo de historias. En unos días, hicimos una gran piña. En este tipo de intercambios los móviles no están bien vistos, así que fueron unos días de desconexión y de disfrute al máximo.

Pasábamos el día en los workshops en un hotel a las afueras de Sarajevo. Yo estudio International Business y durante los 4 años que llevo de carrera, no he aprendido tanto de emprendimiento como aprendí esos días. Todo eran presentaciones sobre países, debates interculturales, visitas a locales con ideas emprendedoras y modelos sociales, etc. Me encantó escuchar lo que el resto del grupo tenía que decir. Fueron unas conversaciones muy profundas.

En cuanto a lo que hacíamos por la noche, pues bueno, supongo que os lo podéis imaginar. ¿A quién no le gusta la fiesta? Tuvimos noches con cenas internacionales y de cada país traían bebidas típicas. Resulta que todas ellas llevaban alcohol, así que a ciertas horas de la noche a alguien se le ocurría la genial idea de ir a la discoteca. Salimos casi todas las noches a discotecas o pubs con música en directo y ¡no sé cómo aguanté el madrugón todos los días! La noche en Sarajevo me encantó.

La ciudad de Sarajevo, debo decir que no me impresionó muchísimo. Lo que más me gustó fueron los colores en todas las tiendecitas, pero en general, no le vi mucho encanto a la ciudad. Creo que tengo que volver para descubrirla mejor. ¡Ah, y tened cuidado con los taxis e intentad fijar el precio antes, porque un par de veces pagamos el doble de lo que debíamos!

Eso sí, si viajas a Bosnia & Herzegovina, no olvides visitar Mostar. Es un pueblo precioso a tan solo una hora de Sarajevo. Parece el típico pueblo con calles pequeñas de la toscana italiana. Tiene un puente increíble que vale la pena visitar. Además, si hace calor, el agua del río es clarísima para darse un buen chapuzón.

Así que, en conclusión, le doy las gracias a la gente con la que compartí la experiencia (aunque seguramente no entiendan este texto) porque en este tipo de aventuras te ganas amigos/as para toda la vida y casas en las que alojarte al rededor del mundo.

Pronto escribiré más información sobre cómo encontrar estos intercambios y training course de Erasmus+. Los vuelos, las comidas y el alojamiento están incluídos. ¡Solo necesitan tu presencia y tus ganas! Estate atento/a y no te pierdas una de las oportunidades de tu vida.

Con cariño,

Irene

Y vosotros/as, ¿habéis ido ya a algún intercambio financiado por Erasmus+?

6 comentarios

  1. Muy buena forma de guardar recuerdos increíbles :), mucho ánimo y suerte en tus aventuras

    1. Muchísimas gracias por comentar T.C. 🙂 Todo un lujo haber compartido también un campamento contigo

  2. Hola Irene, no se si te acordarás de mi, pero nos conocimos es uno de esos campamentos de verano que nombras jajaja
    Me encanta tu nuevo blog 😀 y leer viajes de gente que no solo va de turismo si no que convive con gente local y de otros países mano a mano. Yo soy ahora monitora en campamentos internacionales, con gente de todo el mundo, y la verdad es que tienes mucha razón, son personas y vivencias que nunca se olvidan y te hacen crecer.
    Gracias por compartir más sobre tus aventuras! 😀

    Seguiré leyéndote.

    1. ¡Hola Aitana! Claro que me acuerdo de ti 🙂 El campamento en los Pirineos que ibas con Julia y Aina. Muchísimas gracias por tus palabras. Sí, los campamentos han sido los mejores momentos del verano y tengo muchísimos recuerdos. Nunca he ido a un campamento internacional, pero todo un lujo que puedas ser monitora de ellos. ¡Seguro que incluso los disfrutas más que lo que disfrutan los peques! jajajaja

      GRACIAS POR LEERME y por dejarme este comentario 🙂 Un besito muy grande

  3. Hola guapa!!!,
    Me encanta que te hayas aventurado a escribir este blog!!!, no sólo porque sirve para conocerte un poco más, sino también por la información que nos facilitas sobre los lugares que visitas y los programas de movilidad que conoces.
    No te quepa duda que voy a ser tu fiel seguidora!
    Muchiiiisimos besos, cuidate mucho!

    1. Hola Paloma!!!! Muchas gracias, me encanta que te guste. Un besito :*

Deja un comentario